Viernes, 28 Enero 2005 11:56

TORCEDURAS

Según datos del Instituto Nacional de Consumo, la cuarta parte de los accidentes que se producen en el ámbito doméstico y en el tiempo de ocio son torceduras. La realización de ejercicio intenso, un estiramiento excesivo o una sobrecarga pueden originar esguinces y distensiones. Para evitar futuras torceduras, te recomendamos leer esta guía. Las torceduras son lesiones de los tejidos blandos peri-articulares, tendones, ligamentos y músculos, en los que se produce un estiramiento o distensión, un desgarro o incluso una rotura. Donde tienen lugar con mayor frecuencia es en tobillos, dedos, muñecas y rodillas y suelen manifestarse con dolor, debilidad, moratón e inflamación.
Mientras que en los esguinces la lesión afecta a una articulación, en las distensiones, la lesión se produce a nivel muscular y es posible que algunas de las fibras del músculo se rompan. Esta es la causa por la que el músculo se contrae e inflama.
Cuando se habla de desgarro muscular es porque se ha producido la rotura de muchas fibras a la vez. Sin embargo, en el esguince se tuerce la articulación y se produce un desgarro de los ligamentos que unen los huesos entre sí.


¿Cómo detectar un esguince?
Las señales de un esguince son hinchazón, dolor, contusión y dificultad para mover la articulación, después de haber sido lesionado. Normalmente, el médico es capaz de detectar si tienes un esguince realizando algunas preguntas sobre cómo ocurrió la lesión y examinando el daño.

¿Cómo actuar?
· Coloca y soporta la parte afectada en una posición confortable.
· Aplica frío con hielo envuelto en un paño, nunca directamente sobre la piel. El tiempo de aplicación no debe superar los 10 ó 15 minutos, dejando un intervalo de tiempo, entre cada aplicación, de tres horas.
· Inmoviliza la zona con un vendaje elástico. La presión ha de ser moderada para no dificultar la circulación de la sangre, que ya de por sí será lenta.
· Busca ayuda médica.

¿Cómo tratar un esguince?
Muchos médicos apuestan por el método RHCE: Reposo, Hielo, Comprensión y Elevación.
· Reposo: puede ser absoluto o parcial, en función de la gravedad de la lesión. Tendrás que usar muletas.
· Hielo: el uso de bolsas de hielo o masajes con hielo puede disminuir la inflamación, el dolor, la contusión y los espasmos musculares. Hay que usar en los tres días posteriores a la lesión.
· Compresión: atar una venda a la articulación puede ser la mejor manera de prevenir la inflamación. Necesitarás mantener la venda entre uno y siete días después de la lesión.
· Elevación: Alzar la extremidad lesionada para prevenir la hinchazón y reducir la contusión, de dos a tres horas diarias.
A. Montes

Visto 2010 veces Modificado por última vez en Martes, 23 Agosto 2016 11:52

NUESTROS VALORES

100% RESPETO       100% INTEGRIDAD       100% PERSEVERANCIA       100% AUTOCONTROL       100% LEALTAD