Jueves, 13 Diciembre 2007 23:50

LA EXPLICACION DEL COMPORTAMIENTO DE ALGUNAS PERSONAS

Hace pocos años en Londres un grupo de científicos llevó a cabo un curioso experimento, destinado a comprobar uno de los comportamientos más arraigados en los seres vivos, particularmente en el ser humano: la resistencia al cambio. Encerraron en una jaula a cinco monos, y en el sector más alto de la misma, al que sólo se podía llegar con una escalera, colocaron un atado de bananas. Apenas uno de los monos las vio, comenzó a subir la escalera para alcanzarlas, y en ese preciso instante los científicos comenzaron a rociar a los cuatro monos restantes con un chorro de agua helada. Pasado algún tiempo, apenas alguno de los monos comenzaba a subir por la escalera, los otros cuatro comenzaban a golpearlo. Poco tiempo después, ninguno de los pobres monos se atrevía siquiera a mirar hacia el extremo superior de la jaula, temerosos de que el chorro de agua fría cayera nuevamente sobre ellos. Al cabo de un tiempo los científicos retiraron de la jaula a uno de los cinco monos, reemplazándolo por otro recién llegado. Lo primero que hizo este nuevo integrante fue subir por la escalera, pero apenas llegó al segundo escalón los otros cuatro monos se abalanzaron sobre él y comenzaron a golpearlo salvajemente, temerosos de que un chorro de agua helada los rociara nuevamente. Luego de un par de palizas, el nuevo mono nunca más se atrevió a subir las escaleras (si bien nunca supo por qué le pegaban). Poco tiempo después otro mono fue retirado de la jaula y fue reemplazado por un nuevo ejemplar, que corrió la misma suerte que el anterior cuando quiso acercarse a las bananas. Aquél que había sido sustituido en primer lugar participó entusiasmado de la paliza al ahora recién llegado. Lo mismo sucedió cuando un tercer mono fue cambiado, participando con fervor de la golpiza tanto los dos monos que estaban desde el principio como los dos que habían entrado posteriormente. Así continuaron sustituyéndolos hasta quedar en la jaula un grupo de cinco monos, que aunque jamás habían recibido un baño de agua helada, continuaban golpeando a aquél que osara siquiera acercarse al atado de bananas. Si estos últimos cinco pobres monos hubieran podido explicarnos el motivo por el cual golpeaban a cada compañero que intentaba tomar una banana, la respuesta hubiera surgido casi sin proponérselo: "No tenemos la menor idea, pero siempre se hizo así".Ahora puedo entender, pero no disculpar, el comportamiento de algunas personas que desde que se empezaron a relacionar con otras su conducta ha cambiado; en muchas ocasiones seguimos demostrando que descendemos del mono... pero unos mas que otros, ya que algunos tienen un motivo para defenderse y otros simplemente atacan por la inercia provocada por otras personas.A. Montes
Visto 2076 veces
Más en esta categoría: « PROVERBIOS HINDUES

NUESTROS VALORES

100% RESPETO       100% INTEGRIDAD       100% PERSEVERANCIA       100% AUTOCONTROL       100% LEALTAD